Mercer Hotel Barcelona

Barcelona / Spain / 2012

184
184 Love 13,326 Visits Published
El grupo Mercer Hoteles inaugura Mercer Hotel Barcelona, un exclusivo hotel de cinco estrellas Gran Lujo y calificado como Monumento en pleno corazón del Barrio Gótico de Barcelona. Ubicado en la calle Lledó número 7, se trata de un establecimiento único y de tan sólo veintiocho habitaciones que recupera un patrimonio de gran valor histórico para la ciudad ya que integra parte de la muralla romana de Barcino, incluidos restos que datan del siglo I d.C. Los clientes que se alojen en el hotel, los comensales de su restaurante y los que deseen degustar un vermut en su taberna a pie de calle podrán disfrutar de un establecimiento que tiene por eje la piedra y cuya rehabilitación y adecuación estuvo a cargo del prestigioso arquitecto Rafael Moneo, cuya trayectoria ha sido reconocida este año con el premio Príncipe de Asturias. El grupo encargó a este estudio de arquitectura un proyecto en el que se integrara y se pusiera en valor el patrimonio del edificio sin renunciar al diseño y la modernidad. Así, Mercer Hotel Barcelona nace con la vocación de convertirse en una referencia imprescindible de Barcelona, por su historia, por su arquitectura y por su atención al visitante; reflejo del pasado y del presente de la ciudad. Bajo la atenta mirada de Moneo, los ambientes del hotel han sido creados con la clara intención de dejar la presencia histórica limpia pero sin caer en la pura propuesta historicista, al integrar patrimonio y elementos recuperados, con piezas de materiales nobles y mobiliario moderno cuidadosamente escogido. La luz y la piedra, protagonistas del nuevo hotel Con una fachada medieval salpicada de balcones que se ha mantenido intacta al paso del tiempo, Mercer Hotel Barcelona recibe a los huéspedes a través de un gran portón de madera maciza. El conjunto arquitectónico presenta restos de diferentes épocas que han dejado su sedimento, combinando estilos constructivos que datan del siglo I d.C. hasta finales del siglo XIX. Lo primero que descubre el visitante es que la luz compite con la piedra por ganar en protagonismo. A través de los grandes ventanales del patio central, la luz conquista el hall y el lobby del hotel, y marca un fuerte contraste con la oscuridad de la estrecha calle. Este patio medieval está enmarcado por columnas del siglo XVII y presidido por tres naranjos que aportan su frescura. Con una distribución amplia, en este espacio abierto conviven arcos, balcones y ventanales que se han modificado a través de los siglos, y que ofrecen a los clientes un sitio ideal para desayunar, comer o tomar una copa. Otro de los puntos históricos del hotel es su biblioteca. Situada en la planta principal, tiene una gran importancia en el valor histórico del edificio ya que se encuentra en el paso de ronda entre el bastión 28 y 29 de la muralla romana de la ciudad e incluye frescos medievales descubiertos durante la restauración de la estructura. Es un espacio de relajación donde los visitantes del hotel pueden sumergirse en la lectura de un amplio catálogo de libros sobre la historia de la ciudad. Asimismo, en la recepción los huéspedes podrán descubrir una viga del siglo XVI con pinturas medievales. Para recuperar estas piezas y devolverles parte de su colorido original, se realizó un minucioso estudio histórico-arquitectónico que ha servido de base para el proyecto liderado por Rafael Moneo. La rehabilitación y el proyecto de arquitectura han implicado un desafío de cuatro años en los que el grupo Mercer Hoteles ha contado con la colaboración de Patrimonio de la Generalitat de Catalunya y de la Universidad de Barcelona. Las veintiocho habitaciones del hotel están distribuidas en las tres plantas del edificio y conservan la altura de sus techos y las vigas de madera originales. En línea con la sensación de amplitud que brindan el hall y el lobby, la habitación estándar más pequeña ronda los treinta metros cuadrados. Cada una de las habitaciones encierra un tesoro, una pieza patrimonial que preside este espacio privado, para ser disfrutado en exclusiva por sus huéspedes. Además, los suelos de madera natural y los baños trabajados en resina de corian, material sintético de vanguardia para superficies sólidas, reafirman la apuesta del grupo por la máxima calidad de los materiales. La luz de los ambientes aumenta su encanto a medida que avanza la noche. En las habitaciones, las lámparas escogidas permiten el control sensible de la iluminación y junto al mobiliario de diseño, escogido para resaltar el carácter del proyecto arquitectónico, crean un ambiente intimista de relajación que permiten a sus huéspedes disfrutar del descanso después de un día en la ciudad. Toda la grandeza de este edificio medieval se ve reflejada en los más de 150 metros cuadradas de su Gran Suite, ubicada donde se encontraba la zona noble en siglos pasados. En este espacio privilegiado, los ocupantes se verán escoltados por una galería gótica que mira a la calle Lledó y por unas columnas de piedra que rematan la fachada. La Gran Suite está formada por dos habitaciones, una Suite de 95 metros cuadrados y una Junior Suite contigua con vistas al gran patio interior de naranjos. Las dos torres de vigilancia de la muralla romana escalan por el edificio hasta terminar en una terraza con vistas a la cúpula de Santa María del Mar y, enfrente, la basílica de San Just i Pastor y la catedral de Barcelona. Allí, el huésped podrá refrescarse en una piscina y disfrutar del servicio de restauración y coctelería de su barra. Al atardecer, esta terraza se abre al público y ofrece un mirador único para tomar una copa y disfrutar del contraste infinito de los tejados de la parte más antigua del barrio gótico barcelonés. Gastronomía reflejo de la ciudad La gastronomía es otro de los pilares del Hotel Mercer Barcelona. Su restaurante, Mercerino, ofrece una experiencia gastronómica bajo la sombra de la muralla romana y rodeada por el colorido de frescos del siglo XIII. Diseñada por Josep María Massó, la carta brinda una cocina de mercado con un ligero apunte francés por su cercanía con el país vecino. Josep María Massó (Puigcerdá, 1964) ha desarrollado una propuesta sincera que busca reflejar las raíces gastronómicas de la ciudad. Así, el cocinero gerundense apuesta por productos de la tierra y aprovecha la magnífica situación geográfica de la ciudad para incluir lo mejor del mar y lo más selecto de la montaña. Colaborador de Fermí Puig, de Jean Louis Neichel y del desaparecido Santi Santamaría, Massó cumple su papel como consultor gastronómico del Grupo Mercer y ha formado al equipo del restaurante, incluido su jefe de cocina, Rubén Barrios, quien llega a Mercer después de haber pasado por los fogones del mítico Speakeasy de Javier de las Muelas. En la carta hay pescados de la Costa Brava, carne del Pirineo y verduras del Llobregat. Entre los primeros, los visitantes podrán degustar unas ostras Gouthier confitadas con verduras y consomé, un parpadelle con calabaza y cabra de mar o el arroz del día, preparado con productos de temporada. Para los segundos, el comensal podrá degustar un solomillo de buey a la parrilla con salsa bearnesa, o disfrutar de unos pies de cerdo deshuesados y rellenos de setas. También podrá dejarse tentar por el pichón de Bresse a la antigua, por calamares a la plancha con sus patas confitadas o por la reinterpretación del clásico de la cocina catalana, un fricandó de mero al azafrán, entre otras delicias. Una carta moderna que mira a la tradición para reflejar el auténtico sabor de la ciudad. A su vez, Mercerino cuenta con una gran cava, una bodega con un completo catálogo de vinos que incluye referencias de Catalunya y del resto de España, así como también de Francia y California. Con acceso directo desde la calle, Vermut Mercerino recupera la oferta gastronómica del restaurante bajo el formato de una taberna con una cuidada carta de aperitivos y tapas frías. Es un espacio donde los clientes disfrutarán de un ambiente histórico y con una decoración moderna, al tiempo que degustan de una selección de materias primas de primera calidad y una amplia oferta de cervezas, vinos y licores. Con una carta que incluye anchoas de Santoña, jamón de bellota, ensaladilla rusa con gamba de Huelva, “esqueixada” de bacalao, pan con tomate de coca de Folgueroles y una selección de latas con los mejores productos, Vermut Mercerino busca descubrir la historia de Barcelona a precios accesibles y en un entorno único. A su vez, llegada la noche, en la antesala del paso de ronda se sitúa Negroni, la coctelería del hotel, con una carta de combinados que busca consolidarse como una magnífica opción para iniciar o continuar con la velada. La barra del espacio destaca por el colorido de las innumerables bebidas disponibles y cubre la piedra de las paredes con una iluminación sofisticada. Su carta de referencias, con una selección cuidada, contiene fórmulas para los cócteles más tradicionales y para los más actuales en un entorno que, a pesar de su novedad, consolida su posición entre los amantes de la coctelería. Grupo Mercer Hoteles El nuevo establecimiento será el buque insignia del grupo Mercer Hoteles, una empresa que, como define el director de Mercer Hotel Barcelona, Francesc Holgado, “se caracteriza por ubicar sus establecimientos en edificios de interés cultural, patrimonial y artístico en los centros históricos de las ciudades”. Así, la marca Mercer se identifica con hoteles urbanos, pequeños, exclusivos, y con la particularidad de combinar lo último y lo más sofisticado en diseño y arquitectura con la belleza histórica de siglos pasados. Mercer Hoteles ha desarrollado su actividad hotelera anterior con otros hoteles ya abiertos que también se ciñen al mismo perfil Boutique: el Mercer Hotel Casa Torner i Güell, situado en Vilafranca del Penedès y el Mercer Boria BCN, ubicado en un palacete del siglo XVIII que se sitúa en una de las mejores zonas de Barcelona. Además, la marca tiene prevista su expansión en los próximos años con tres nuevas aperturas de establecimientos en Alella, Sevilla y Córdoba, siempre fiel al perfil de hotel marcado por Mercer Hotel Barcelona.
184 users love this project
Comments
View previous comments
    comment
    Enlarge image

    El grupo Mercer Hoteles inaugura Mercer Hotel Barcelona, un exclusivo hotel de cinco estrellas Gran Lujo y calificado como Monumento en pleno corazón del Barrio Gótico de Barcelona. Ubicado en la calle Lledó número 7, se trata de un establecimiento único y de tan sólo veintiocho habitaciones que recupera un patrimonio de gran valor histórico para la ciudad ya que integra parte de la muralla romana de Barcino, incluidos restos que datan del siglo I d.C. Los clientes que se alojen en el hotel,...

    Project details
    • Year 2012
    • Work finished in 2012
    • Client Mercer Hotels
    • Status Completed works
    • Type Hotel/Resorts / Recovery/Restoration of Historic Buildings
    • Websitehttp://www.mercerbarcelona.com
    Archilovers On Instagram
    Lovers 184 users