Casa Sonsoles | CM4arquitectos

Seville / Spain / 2022

10
10 Love 842 Visits Published

Casi todo el mundo en Sevilla conoce esta casa, la casa de Don José Espiau, y guarda de ella un recuerdo idealizado. Quizás sea por el original retranqueo, que le da un aire de ciudad jardín, o el hecho de estar encajada entre los edificios colindantes como en un recuerdo, quizás sea la madreselva que trepaba por su fachada; pero el caso es que casi todo el mundo la conoce y eso hace que la intervención sobre el edificio sea especialmente exigente.


Esa imagen de ruina romántica tiene su sentido ya que la transmisión de estos edificios está condicionada por la caducidad de los materiales y de los programas funcionales conforme a los que fueron concebidos. Pero esto significaría reducir lo patrimonial sólo a lo arquitectónico, ya que parece que esta es la faceta que mejor explica lo material y funcional, lo construido. Sin embargo, existen otras dos características tan importantes como la anterior y que hemos desarrollado en nuestro proyecto: la documental y la significativa.


Afirma Antoni González que es la condición documental del “monumento” la que con más propiedad vincula el patrimonio arquitectónico al conjunto del patrimonio histórico. A la inversa, en un proyecto arquitectónico en el ámbito patrimonial, necesitamos documentar la historia del edificio para tener argumentos sobre los que basar la propuesta y dar testimonio de ella.


Agradecemos, en ese sentido, el trabajo de la arqueóloga Araceli Rodríguez Azogue que, en su memoria final de actividad arqueológica, analiza detalladamente el contexto histórico de los periodos medieval y moderno dándonos información valiosa para entender el contexto. Hemos completado el cuadro con los antecedentes contemporánea del edificio acudiendo a la documentación existente en el Archivo Histórico Provincial, en la fototeca municipal y en los fondos catalogados de José Espiau y Muñoz de la fundación FIDAS.


El objetivo del proyecto ha sido, una vez contábamos con la información necesaria (incluyendo un estudio patológico que determinaba la ruina estructural de la mayoría de forjados), mantener y potenciar los rasgos señalados como definidores del edificio: su esquema formal y espacial; su racionalidad constructiva; y, sobre todo, la capacidad eficaz del uso. Porque como defiende Antoni González, en su metodología de la “Restauración Objetiva”, el USO seguirá siendo -casi siempre- la mejor garantía de supervivencia del edificio.


Porque si la autenticidad arquitectónica del edificio la conforman tanto sus rasgos arquitectónicos como sus valores documentales y significativos, transmitirla supone garantizar la conservación y transmisión de todos los mensajes. Las estrategias para conseguirlo han supuesto el restablecimiento (geométrica y ambientalmente) de los espacios mediante la reconstrucción de los techos perdidos y su sustitución por forjados nervados de hormigón; la consolidación estática de los sistemas portantes mediante la recomposición de los elementos de carga originales desaparecidos; la devolución del color de los revestimientos de cal y la recomposición de los paños de cerámica decorativa que han llegado hasta nuestros días; y sobre todo, la implantación del uso doméstico tal y como lo entendemos en el año 2023.


Creemos que también forma parte de la transmisión de la autenticidad arquitectónica del edificio la eliminación de elementos añadidos que distorsionan, de soluciones constructivas arruinadas por su mala ejecución o por la falta de mantenimiento, la redistribución de espacios interiores para adaptarlos a los nuevos requerimientos y la devolución del protagonismo al patio fomentando su dilatación y apertura, porque como decía Romero Murube, “esto es esencial: el cielo. El patio es un pedazo de cielo para nosotros solos”.


El espacio de planta baja se plantea como un espacio expositivo de sí mismo: muestra tanto la propia escala doméstica de la casa sevillana como los procesos constructivos e históricos del edificio, enseñando la esencia de materiales y sistemas. Pero también explica la evolución de este trozo de la ciudad, reconociéndose antiguos parcelarios, el trazado de la antigua calle Morería y la cimentación de la primitiva fábrica de tabacos.


El edificio plantea además una peculiaridad, siendo de naturaleza privada, la totalidad de su planta baja abre sus puertas para ser visitado como espacio cultural, poniendo en cuestión la división entre lo público y lo privado, el adentro y el afuera, abriendo sus patios y sus puertas a la ciudadanía ofreciendo una programación de eventos culturales y visitas guiadas tanto a las exposiciones que alberga como a la historia de la casa. Espacio derivado es el nombre que recibe esté lugar de encuentro que, para más información puede ser visitado en la web www.espacioderivado.com.


 


 


Proyecto: CM4 Arquitectos, Pablo Cuñado, Manuel Diz, Javier Verdugo, Rafael Schlatter.


Promotor: Sonsoles Martínez.


Aparejador: Ignacio González.


Constructora: Arcobeltia.


Arqueología: Araceli Rodríguez Azogue.


Estructuras: Ignacio Quijano.


Instalaciones: Miguel, Sanchez.


Colaboradores: Nieves Retegui, Gonzalo Castro, Mario Iglesias, Pablo Baruc García.


Fotografía: Fernando Alda.


Superficie: 420m²


Tipo: Rehabilitación

10 users love this project
Comments
    comment
    user
    Enlarge image

    Casi todo el mundo en Sevilla conoce esta casa, la casa de Don José Espiau, y guarda de ella un recuerdo idealizado. Quizás sea por el original retranqueo, que le da un aire de ciudad jardín, o el hecho de estar encajada entre los edificios colindantes como en un recuerdo, quizás sea la madreselva que trepaba por su fachada; pero el caso es que casi todo el mundo la conoce y eso hace que la intervención sobre el edificio sea especialmente exigente. Esa imagen...

    Archilovers On Instagram
    Lovers 10 users